La realidad aumentada y virtual al servicio de las empresas turísticas

El sector del turismo está en plena revolución, una tendencia que se ha acelerado con la crisis sanitaria COVID. Con la evolución del comportamiento de los consumidores y las restricciones impuestas por las autoridades sanitarias, el uso de las herramientas digitales está creciendo de forma significativa. Los profesionales han adaptado su oferta para mantener su actividad y permanecer en contacto con sus clientes, por un lado, y para diferenciarse de sus competidores y seguir siendo competitivos, por otro. Hosteleros, restauradores, actividades turísticas y de ocio… las profesiones han dado un vuelco con el uso de las nuevas tecnologías en la gestión de su actividad, la relación con los clientes y las reservas, la comercialización de productos…

Las nuevas tecnologías, antes reservadas a usos de nicho, se han democratizado y ahora se despliegan in situ, por ejemplo con experiencias de realidad aumentada o realidad virtual. Estas tecnologías mejoran la experiencia del viajero facilitando la organización del viaje de antemano (ayuda a la toma de decisiones, elección del destino, etc.) y mejoran la experiencia de las visitas, más divertidas e interactivas, durante el viaje. Así, estas tecnologías ofrecen a las empresas del sector nuevas posibilidades de (re)valorizar su oferta llegando a los clientes potenciales durante la fase de preparación de un viaje.

En concreto, la realidad virtual permite al usuario sumergirse en un universo 3D gracias a un casco y, a menudo, a sensores de movimiento. Estos permiten al usuario actuar en el entorno de su experiencia en el mundo virtual. El casco permite girar la imagen o el vídeo, según el punto de vista del usuario. También es posible utilizar un sistema más sencillo con un teléfono inteligente (reciente) que encaja en unos auriculares de plástico. Así, desde el salón de su casa, puede sobrevolar Béarn, descubrir un patrimonio lejano, visitar un museo, descubrir la fabricación de productos locales, etc.

La realidad aumentada es una tecnología que integra elementos virtuales en la realidad a través de un soporte como el smartphone. Este último actúa como una especie de filtro que añade un elemento imaginario a lo que se está filmando. Este es el principio en el que se basa el juego Pokémon Go, que fue un gran éxito hace unos años. Esta tecnología es especialmente relevante para integrar la interactividad en una visita, por ejemplo, «gamificando» la experiencia in situ.

¿Cuáles son las ventajas de la realidad aumentada para un profesional?

Promocionar un destino, una calle turística, un monumento histórico, hacer un recorrido en 3D por un hotel o un camping… son las múltiples posibilidades que ofrece la realidad virtual y/o aumentada. Los mayores museos del mundo utilizan habitualmente esta tecnología para sus actividades de promoción: el Louvre en 360°, el Museo Británico y su experiencia wow, el Museo Van Gogh de Ámsterdam y su experiencia geek… Gracias a estas tecnologías, ya no hay fronteras ni restricciones sanitarias, el visitante puede vivir la experiencia desde su smartphone, en su casa, y descubrir así un lugar de forma casi real, despertando por supuesto el deseo de una visita real esta vez.

¿Cuáles son las ventajas de la realidad aumentada para un cliente?

Gracias a la RV / RA, la experiencia del cliente se replantea por completo. Estas tecnologías de juego son cada vez más populares: apoyo a la decisión para la elección de un alojamiento o un destino turístico, simplificación del proceso de reserva, experiencias adicionales ofrecidas en el marco de una visita (foto de recuerdo, información adicional sobre un lugar, personalización de la visita, etc.), revivir episodios históricos que tuvieron lugar en el pasado o redescubrir momentos tal y como eran en el pasado en un entorno inmersivo e interactivo.

Las tecnologías basadas en el juego ofrecen increíbles posibilidades para las empresas de todos los sectores. Además del turismo y la cultura, la industria también es usuaria de las tecnologías de RA y RV para formar a los empleados en máquinas o procesos, para visualizar instalaciones a distancia antes de que intervengan los técnicos, para proyectar la creación de un edificio antes de iniciar su construcción, etc. Para aprovechar al máximo su potencial, el uso de estas tecnologías debe integrarse en una estrategia corporativa global con objetivos claros: adquisición y conversión de clientes potenciales, fidelización de clientes, conocimiento de la marca, formación y actualización de las competencias de los empleados, elaboración de informes y gestión de datos, etc.

Más noticias

¿Será 2022 el inicio del metaverso?

Desde que Mark Zuckerberg anunció sus intenciones de crear el metaverso, muchas empresas ya están planeando productos y servicios como nuevos negocios para este desconocido territorio virtual. La pregunta es: ¿estamos preparados?